TAMBIÉN ESTAMOS EN TU MÓVIL

Ya puedes vernos también en tu móvil y tablet; Iphone, Android, Symbian etc..entra en http://elotroladodelmisterio.blogspot.com/

domingo, 18 de marzo de 2012

La Capilla de los Huesos de Évora. LA CATEDRAL DE LOS MUERTOS


“Los huesos que aquí estamos, por vosotros esperamos”


Abrimos esta pubicación con un documental de CUARTO MILENIO dividido en 3 partes


En la ciudad de Évora,  en Portugal, a pocos kilómetros de Lisboa, podemos encontrar lugares muy interesantes. Fue una importante ciudad romana (todavía se conserva en muy buen estado un acueducto y el templo de la diosa Venus). Pero uno de los más peculiares está junto a la iglesia de San Francisco, en el antiguo monasterio franciscano, más concretamente junto al claustro, en el lugar donde estuvieron los dormitorios. Se trata de la “Capela dos Ossos”, o Capilla de los Huesos.
El nombre está muy bien puesto, y es que las paredes de toda la capilla están revestidas de esqueletos amontonados mezclados con cemento. Se calcula que hay restos de al menos 5.000 cadáveres. La Capilla de los Huesos se comenzó a construir en el siglo XVI, cuando los dos cementerios de los monasterios franciscanos de la ciudad estaban a rebosar y hubo que exhumar los restos. ¿Y qué hacer con ellos?, pues los cráneos y huesos largos como tibias, fémures, húmeros, servían para conseguir una bonita decoración, ya que iban a ser amontonados, por lo menos, amontonarlos con estilo.  El resto de las osamentas y los huesos fragmentados, servían de argamasa mezclada con el cemento para revestir los muros. Y es que entre los monjes franciscanos el tema de la muerte como resultado de la transitoriedad de la vida era muy aclamado.
Estas capillas servían de meditación, para que el individuo comprendiera que no somos más que polvo y a él volveremos, que lo único que quedará de nosotros, pobres o ricos, guapos o feos, buenos o malos, serán nuestros huesos cuando la Dama de la Guadaña venga a por nosotros, y una vez que seamos huesos, no habrá mucha diferencia entre unos y otros (a no ser que sea un antropólogo forense  el que esté en la capilla, en lugar de meditar se lo pasará pipa encontrando diferencias y rasgos diferenciales en aquellos amiguitos). Que la Muerte nos coloca a todos  en nuestro lugar. Y con un poco de suerte, ese lugar puede ser  la argamasa de un bonito muro.
En el techo encontramos frescos con temas alusivos a la muerte.
La inscripción en latín dice: ” NON MORIAR SED VIVAM”, que traducido viene a ser (mi latín está muy oxidado, si alguien lo traduce de otra forma, tal vez tenga razón y bienvenida sea) “No se puede morir sino vivir”. Alusión a la vida tras la muerte, no todo es desesperación, hay esperanza para el que se mortifique aquí dentro.
Aquí podemos leer “LUDIBRIA MORTIS”, la Burla de la Muerte. Atención a los cráneos que separan los muros del techo, no están dibujados, son de verdad.
Los huesos no son los únicos que adornan las paredes, también podemos ver dos momias colgadas del muro. Una es de un adulto, otra de un niño.
Hubo un momento en el que el niño estuvo entero, ahora solo queda media momia.
Los arcos de las ventanas también están decoradas con cráneos. El juego de las luces y las sombras da un aspecto fantasmagórico. Fijaos en los cráneos, ¿no parecen que tienen vida?. A ver si sois capaces de encontrar a los dos tristes, al enfadado, a las dos calaveras que tienen un ojo izquierdo, al que tiene cara de malo o al que está avergonzado. Hay premio.
La primera vez que visité la capilla, podías caminar por ella libremente. Ahora, unos paneles de cristal protegen a los huesos. Ya no se disfruta la paz que reinaba aquí dentro, pero es necesaria la protección, ya que se había puesto de moda que los gamberros escribieran sus nombres en las frentes de las calaveras, incluso que se llevaran algún hueso de recuerdo, como se puede apreciar.
Podemos comprobar nuestra fragilidad, porque incluso lo más duro de nuestro cuerpo, es más quebradizo que el cemento. Sobre todo en las columnas que separan las naves, las más expuestas, los huesos exteriores ya no están, solo queda su molde en cemento.
En la salida podemos encontrar una venta de recuerdos, estoy segura de que aquí había más huesos. Podéis comprobar el grosor de los muros, tienen el tamaño de una tibia. Un detalle de cráneos y fémures adornaba el arco de entrada, queda poco, y de lo poco que queda, hay más cemento que hueso.
Protegido por el cristal, para evitar más destrozos, este joven nos mira al salir. Las suturas sin cerrar de los huesos del cráneo nos revelan su edad. No se despide, solo nos dice… hasta la vista.
Porque no debemos olvidar la inscripción que hay al otro lado, en la puerta de entrada: “Nosotros, los huesos que aquí estamos, por los vuestros esperamos”.
La capilla de los huesos se encuentra justo detrás del altar mayor, la antesala está justo detrás de las dos puertas que veis al fondo. A la izquierda, un amable señor te cobra la entrada. Obligatoriamente es una zona de paso, pero nadie se fija mucho en ella, todos están ansiosos por ver los huesos que se esconden detrás. En el altar había una imagen del “Senhor dos Passos”, un Cristo Penitente, más conocido como el “Senhor Jesus da Casa dos Ossos”, el Señor Jesús de la Casa de los Huesos. Así son las cosas, aquí los huesos son los únicos protagonistas.
Ah, por si no os habéis dado cuenta, os he mostrado el recorrido al revés. Espero que hayáis disfrutado de la compañía de nuestros amigos los huesos. No tengáis prisa, ya sabéis que os esperan.

No hay comentarios:

Publicar un comentario en la entrada